Mafia vs Pueblo: verdad o ficción

La muerte se ha sembrado, por toda la pradera, y aquel que la ha sembrado, ¿qué le espera?”

(Silvio Rodríguez)

Empieza el juego, se repartieron los papeles a un grupo de 11 personas y cada quien juega su rol sin decir nada en el círculo de la verdad. La mafia tiene la ventaja porque entre ellos pueden reconocerse, y el pueblo tiene la inocencia pero también tiene a la mayoría. En el círculo de personas se pide a todos que cierren los ojos, al contar tres sólo los que pertenecen a la mafia abren los ojos, para reconocerse y mirarse, y sólo con miradas se ponen de acuerdo y tejen sus redes, no necesitan nada más. Y vuelven a cerrar los ojos para integrarse al grupo.

Todos pueden hacer preguntas, y entre todos tienen que ponerse de acuerdo y votar, el objetivo es que un grupo elimine al otro usando la votación. El pueblo tiene que distinguir a la mafia y sacarla del círculo, y el que quede fuera se convierte en observador de la batalla, sin poder intervenir. Pero desde el inicio se asigna a un juez, el observador de la dinámica, que se limita a mirar y a determinar cuándo ha ganado alguno de los equipos. El pueblo gana en el momento en que elimine a la mafia y porsupuesto la mafia tiene derecho a mentir. Mientras quede algún integrante de la mafia dentro del círculo el juego se mantiene, solo descubrir la verdad finaliza el juego.

Comienza la ronda de preguntas ¿eres pueblo? Unos se preguntan a otros. Todos alegan ser del pueblo y no faltan los que empiezan a sospechar de silencios, miradas confusas, palabras nerviosas, etc. Empiezan las acusaciones “estoy seguro de que fulanito es mafia porque fue el primero que dudó de menganito”, mírenlo cómo se defiende, seguro que sí. Entonces llegan las votaciones y se dan todos con todo. Las primeras rondas es natural que todos sospechen de todos. Uno de los integrantes de la mafia fue muy fácil de identificar porque después de una serie de acusaciones perdió el control.

Al final de cada ronda se pide a todos, excepto a los que quedan fuera, que cierren los ojos, después se pide a los de la mafia que los abran por tres segundos para que todos los que no están jugando ya, puedan identificarla. Los únicos que no tienen idea, son los del pueblo.

El juego sigue , dos rondas, tres, cuatro y sigue habiendo integrantes de la mafia dentro. Pero – ¿qué pasa? Sabemos que por lo menos hay uno afuera – dice el pueblo –  no es posible que quedemos cinco personas dentro y sigamos jugando contra la mafia, eso quiere decir que nosotros y sólo nosotros hemos acabado con nuestra propia gente -. Los que van quedando fuera se quedan impresionados, las acusaciones no sirven para nada, la mafia no tiene que hacer nada, simplemente reconocer a sus integrantes, el pueblo se hunde solo. Logran identificar a uno y lo sacan esperando ganar con esa decisión, sin embargo el juego continúa, encendiendo todas las dudas posibles dentro del círculo de jugadores, excepto por una persona, el último integrante de la mafia.

Sólo quedan 4 personas jugando, es la última votación. Los 4 se sentían seguros desde el principio de que pertenecían al pueblo, más bien, se asumieron juntos pueblo desde el principio, lo cual convino muchísimo a la mafia porque se infiltró hasta el fondo, -¿qué paso? – decían- Nos hemos mantenido fieles a creer que el juego había terminado mientras nosotros 4 nos mantuviéramos fuertes, ¿y ahora qué? ¿Por quién votar?-  Curiosamente de las 4 personas que quedaban podían dividirse en parejas de amistades muy cercanas que más bien se habían mantenido juntas por parejas.

Este es el momento decisivo de mostrar la verdad o la fidelidad que no es lo mismo. El grupo de 4 se dividió por amistades, manteniendo la lealtad y la opción que tomaron fue arriesgada, porque al final quien estuviera nominado corría peligro de salir, pero era la última votación, la última oportunidad para señalar a la mafia y todo estaba muy confuso, en este momento toda la claridad que habían tenido se perdió.

La mafia estaba neviosísima, en realidad lo estuvo todo el tiempo solo que nadie dentro del juego se detuvo a mirar, los que salían no lo podían creer, nunca ni siquiera la señalaron. Y perdió el pueblo porque al mantener la lealtad perdieron la estrategia, nunca se señaló al último integrante de la mafia. Si todos se hubieran nominado habrían de cualquier manera señalado a la mafia, pero al nublarse por las amistades de por medio se perdieron de esa posibilidad.

¿Cuál fue la maquiavélica estrategia? Hacer nada, precisamente, permitir que la ignorancia del pueblo pero sobre todo la poca asertividad y las ganas de todos de quemar a la mafia en la hoguera acabara con el pueblo, señalándose uno tras otro, cuántas pérdidas necesitó el pueblo para acabar con la mafia y aún así perdió la batalla. ¿Porqué?, muy fácil, esto es lo único que hacemos con el coraje sumado a la ignorancia. Acabamos por colgar a quien podría salvarnos. Y la mafia no tuvo que hacer nada, solo esperar.

Esta es la cuestión del poder. Despertemos pueblo, si no mataremos y moriremos por ignorancia. Mientras el pueblo se mantenga en la ignorancia está perdido.

Julia Romero

En cuanto te llegue el turno de saltar a la Nada, serás también un servidor del poder, desfigurado y sin voluntad. Quién sabe para qué les servirás. Quizá con tu ayuda, harán que los hombres compren lo que no necesitan, odien lo que no conocen, crean lo que los hace sumisos o duden de lo que podría salvarlos.” (Michael Ende)

About sashantiaa

"Un guerrero de la luz sabe que en el silencio de su corazón existe un orden que lo orienta" (Paulo Coelho)
This entry was posted in Comportamiento Organizacional. Bookmark the permalink.

5 Responses to Mafia vs Pueblo: verdad o ficción

  1. nelson says:

    Sorprendido y lleno de agrado al saberte tan consciente me encantas por donde te tomen la foto yo soy tu admirador en todo vales mucho eres muy autentica te recuerdo buena y dulce y ya no estas chica asi que seria bueno vernos

  2. Luis says:

    Muy buena narrativa, encontre este sitio por casualidad y es de los pocos que lei completo, felicidades. saludos desde mexico, de donde eres??

  3. Daniela says:

    Como se hace para descubrir a la mafia

    • sashantiaa says:

      Querida Daniela:

      Creo que parte del despertar muy necesario en México, y tal como lo describe la narración, es primero darse cuenta de hay una mafia, reconocer su existencia, así como reconocer que por mucho tiempo hemos ignorado de su existencia o del impacto que eso tiene en nuestras vidas. Por otro lado comenzar a asumir el rol activo o pasivo que hemos tomado ante esa situación. Cada minuto, cada momento y cada día es una nueva oportunidad para hacer las cosas de diferente manera, cada vez con más conciencia. Sólo de esa manera puede uno volverse un individuo y sujeto crítico de la sociedad o sociedades en que vivimos, atrevernos a cuestionar las cosas, y seguir nuestra intuición más que ser impulsivos e iracundos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s